Durante los últimos cuatro años con cuatro meses he estado laborando en la enseñanza artística,
en la Ciudad de México, donde he tenido la gran oportunidad de contar con docenas de Maestros: los niños..
En especial en un Colegio que me abrió las puertas de Corazón, creyendo en mí persona y permitiéndome
experimentar con total libertad mis ideas acerca de cómo insertar el cómic como actividad seria de enseñanza.
Esta entrada es para todos aquellos que pasaron por el Taller de Cómic de un servidor, 
aceptando mi sencilla calidad de entonces, SIN PREJUICIOS.  Logré crecer mucho como ser humano
y profesor; la docencia la ejerzo desde hace más de 10 años.. por razones de crecimiento profesional,
he dejado de prestar mis servicios en dicho plantel, y a mis queridos alumnos.. que a muchos los conocí
desde que habían ingresado a 1er. grado de primaria, y ahora están por entrar a sexto, una parte de mi vida está con ellos,
por siempre.
 
Es todo un arte y una profesión hacer cómics; sin embargo, un arte muy sublime y sensible es poder transmitir tu mente de artista
CON ÉXITO a niños.. puedo decir, modestia aparte, que soy muy bueno en esta rama.. y lo tocante al dibujo, está
abierto a sus críticas aquí mismo.
 
Quiero remarcar que la mente de un niño, tan libre de miedos, siempre expresa lo que siente (como deberíamos ser).
Si los que nos dedicamos al dibujo nos pudieramos liberar del "está bien" o "está mal", es decir, ir más allá del juicio,
podríamos aterrizar más suavemente en eso que los profesionales, y seres espirituales llaman VER, en este caso al VER, en los
bocetos, los puntos deficientes, sin juicio superfluo, viene el verdadero conocimiento.
 
Llamo a los niños Maestros, porque ellos tienen esta capacidad de VER de forma natural, ellos nunca engañan,
cuando de personajes se trata,  simplemente, les gusta.. o no les gusta. 
Cuando llegaba a conocer lo suficiente a mis alumnos, personalizaba diplomas con sus caras y
actitudes, un ejercicio muy interesante: modelos vivos, posando espontáneamente, cada sesión.
Es bastante obvio que estos reconocimientos eran simbólicos, como una forma de estimularles en la
actividad artística.  Aunque los niños no poseen el "ojo técnico"  del profesional serio, sirven de termómetro
de sentimiento para lo que les presentas ante sus ojos.  Es una gran escuela para mí. 
 
¿Laboratorio de ideas brillantes?  SI TIENES LOS OJOS PARA VER, POR SUPUESTO.
Mientras caminaba por la tarde pensaba: "ver cada día con vida nueva".. por eso es que los niños
son tan creativos, es estupendo dibujar por y para seres que se fascinan con lo que presentas.  Por el
otro lado también te dan patadas en el ego.. así que son una buena formación.